The Hectik World of High Fashion 

 

El término “High Fashion”,  “Haute Couture”  o “Alta Costura”,  se refiere a la creación de piezas de ropa confeccionadas a mano, utilizando materiales de alta calidad.  Usualmente estas piezas son presentadas al mercado a través de pasarelas en eventos como Fashion Week, que se celebra en ciudades alrededor del mundo. Capitales de la moda como Nueva York, Londres, Milano y Paris, son de las más conocidas para esta presentación. Casas de diseño mundialmente famosas (Chanel, Christian Dior, Givenchy, Jean Paul Gaultier, Valentino y Versace, entre otras)  ofrecen un gran espectáculo de moda dos veces al año, donde una clientela selecta son primeros testigos de la nueva ola que dictará los próximos cambios de estilo en el planeta. Una parada de exquisitas confecciones, cuyo arte fue descrito por el diseñador Francés Pierre Alexandre Claudius Balmain (1914-1982)  como “arquitectura de movimiento”. 

Otra figura my destacada es el modista Ingles Charles Frederick Worth (1825-1895), conocido en muchos círculos como el padre de la Alta Costura. La Cámara de Worth (House of Worth) abrió sus puertas en Paris en el 1858, diseñando piezas de vestido para la realeza, que a su vez, fueron capturando la atención tanto del resto de la “alta sociedad” como la de ciudadanía más común que quería apegarse a ese exclusivo estilo de vida, entre otras razones,  para elevar su posición social.  Esos vestidos originales, poco a poco fueron inspirando piezas más accesibles para el público en general (dichas piezas de ropa se les conoce como “prêt-à-porter” o “Listo para llevar”)   Otra contribución que se le reconoce a Worth fue la de utilizar personas (en vez de maniquíes) como modelos para mostrar esas creaciones a su distinguida clientela, marcando así el nacimiento de la pasarela. Un verdadero innovador que, para eruditos de la industria, revolucionó el mundo de la moda.

image sourece: http://image.slidesharecdn.com/eliesaabfinal-130118170741-phpapp02/95/elie-saab-final-33-638.jpg?cb=1358528957

A veces podemos ver la alta costura reflejada en ropa de nuestro diario vivir. Un cuello o escote, un patrón de costura en una falda, un color o impreso que podemos rastrear a alguna colección que paseó una pasarela el año anterior.  Esa primera “chispa” de diseño que es presenciada en los primeros círculos de moda, se convierte en un verdadero fuego que constantemente altera la percepción del vestir moderno.   

image source:http://www.rebellion-fashion.com/fashion/haute-couture-vs-pret-a-porter/

Muchos de nosotros, al ver un reportaje en televisión que muestra estas grandes pasarelas, inmediatamente nos fijamos en ciertas piezas de ropa cuyo “look” es raro, excesivamente llamativo y estrambótico. -Quien se pone eso?! Nos preguntamos al ver esos fashion clips. Nos pasa desapercibido que la presentación es un espectáculo que captura la imaginación. Que el riesgo, como algunos “fashionistas” describen, es TODO en la moda. Que lo que para unos es considerado feo o desagradable, es innovador y sublime para otros. Que esas piezas “estrambóticas” que vemos por unos segundos, son la inspiración de cientos de modistas para crear la ropa que llega a las tiendas en las que tú y yo compramos. Que la moda, más que un medio para abrigar o cubrir nuestros cuerpos,  es, siempre ha sido y siempre será un arte que nos ayuda a definirnos como individuos. 

 

 


Share this post


Leave a comment

Note, comments must be approved before they are published